El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha recordado que durante la pandemia se han resuelto 12.000 expedientes de nacionalidad por residencia.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha reconocido este martes en el Senado el atasco en los registros civiles para tramitar los expedientes de nacionalidad, ya que durante el estado de alarma se han resuelto tan solo 12.000 de los 291.000 casos por resolver, por lo que restan aun unos 279.000.

Campo ha ofrecido estos datos en su respuesta a la pregunta del senador de ERC Robert Masih sobre las medidas que se están tomando para agilizar el funcionamiento de los registros civiles en relación al trámite para la obtención de la nacionalidad.

El titular de Justicia ha admitido que existe un “amplio problema” con la tramitación y resolución de los expedientes de nacionalidad en los registros civiles que aunque venía arrastrada ya de 2019, “se ha agravado” debido al confinamiento por la Covid-19 hasta el punto de considerar que la situación actual es de “atasco”.

Y aunque ha recordado que durante la pandemia se han resuelto 12.000 expedientes de nacionalidad por residencia, a 31 de enero había 291.000 expedientes retrasados, de manera que quedan unos 279.000 por resolver, pese al plan de choque implementado en 2019 para hacer frente a esta situación que sigue siendo “complicada”.

Dicho plan se gestionó con 168 funcionarios que abordaron 215.731 expedientes, de los cuales se resolvieron 112.358. “Queda una importante bolsa”, ha añadido el ministro, para quien “el problema es el registro civil”, que cuenta con “una ley nueva que no acaba de entrar en vigor” casi diez años después de su aprobación.

Por su parte el senador de ERC ha recordado que “este problema existe en España desde hace años, no solamente por los efectos de la Covid-19” y se ha quejado de las “enormes listas de espera” para el juramento de bandera de entre 8 meses y un año cuando este trámite se tiene que hacer en 180 días desde que se aprueba el expediente, según recoge la normativa.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *